En Anna Freud trabajamos bajo un modelo que contempla valores de la cultura, de la convivencia social y cultural, y está abierto al sentido trascendente de la experiencia humana.Ofrecemos una educación personalizada a todos los alumnos, de manera que cada uno alcance el máximo desarrollo posible de su capacidad y aptitudes, forme su propio criterio y consiga la madurez y conocimientos necesarios para adoptar sus decisiones libremente, con rectitud y sentido de responsabilidad.El proceso educativo procura el esfuerzo y el estudio personal de cada alumno y le ayuda a realizar un trabajo bien hecho, considerándolo medio de perfeccionamiento personal –humano e intelectual- y de servicio al bien de la sociedad.